¿Qué es el Efecto Placebo?

Un placebo es todo lo que parece ser un tratamiento médico “real”, pero no lo es; podría ser una pastilla de Azúcar, una inyección de Solución Salina o algún otro tipo de tratamiento “falso”.

Lo que todos los placebos tienen en común es que no contienen una sustancia activa destinada a afectar la salud.

¿Cómo se usan los placebos?

Los investigadores usan placebos durante los estudios para ayudarlos a comprender qué efecto podría tener un nuevo medicamento o algún otro tratamiento en una afección en particular.

Por ejemplo, algunas personas en un estudio podrían recibir un nuevo medicamento para reducir el colesterol, otros recibirían un placebo; ninguna de las personas del estudio sabrá si recibió el tratamiento real o el placebo.

Luego, los investigadores comparan los efectos del fármaco y el placebo en las personas del estudio, de esa manera, pueden determinar la efectividad del nuevo medicamento y buscar efectos secundarios.

¿Qué es el efecto placebo?

A veces, una persona puede tener una respuesta a un placebo, la respuesta puede ser positiva o negativa.

Por ejemplo, los síntomas de la persona pueden mejorar o la persona puede tener lo que parecen ser efectos secundarios del tratamiento.

Hay algunas condiciones en las que un placebo puede producir resultados incluso cuando las personas saben que están tomando un placebo, los estudios muestran que los placebos pueden tener un efecto en condiciones tales como:

  • Depresión.
  • Dolor
  • Trastornos del sueño
  • Síndrome del intestino irritable
  • Menopausia

En un estudio sobre el asma, las personas que usaron un inhalador de placebo no obtuvieron mejores resultados en las pruebas de respiración que sentarse sin hacer nada; pero cuando los investigadores preguntaron por la percepción de las personas sobre cómo se sentían, se informó que el inhalador de placebo era tan eficaz como la medicina para brindar alivio.

¿Cómo funciona el efecto placebo?

La investigación sobre el efecto placebo se ha centrado en la relación entre la mente y el cuerpo.

Una de las teorías más comunes es que el efecto placebo se debe a las expectativas de una persona; si una persona espera que una pastilla haga algo, entonces es posible que la propia química del cuerpo pueda causar efectos similares a los que podría haber causado un medicamento.

Por ejemplo, en un estudio, a las personas se les dio un placebo y se les dijo que era un estimulante, después de tomar la píldora, su pulso se aceleró, su presión arterial aumentó y su velocidad de reacción mejoró.

Cuando a las personas se les dio la misma pastilla y se les dijo que era para ayudarles a conciliar el sueño, experimentaron los efectos opuestos.

Los expertos también dicen que existe una relación entre la fuerza con la que una persona espera obtener resultados y si los resultados ocurren o no; cuanto más fuerte sea el sentimiento, más probable es que una persona experimente efectos positivos.

Puede haber un efecto profundo debido a la interacción entre un paciente y un proveedor de atención médica.

Lo mismo parece ser cierto para los efectos negativos (“Nocebo”).

Si las personas esperan tener efectos secundarios como dolores de cabeza, náuseas o somnolencia, existe una mayor probabilidad de que ocurran esas reacciones.

El hecho de que el efecto placebo esté vinculado a las expectativas no lo convierte en imaginario ni falso, algunos estudios muestran que existen cambios físicos reales que ocurren con el efecto placebo.

Por ejemplo, algunos estudios han documentado un aumento en la producción corporal de endorfinas, uno de los analgésicos naturales del cuerpo.

Un problema con este “tratamiento” es que puede resultar difícil distinguirlo de los efectos reales de un fármaco real durante un estudio.

Encontrar formas de distinguir entre el efecto placebo y el efecto del tratamiento puede ayudar a mejorar el tratamiento y reducir el costo de las pruebas de drogas.

Y más estudios también pueden conducir a formas de utilizar el poder del efecto placebo en el tratamiento de enfermedades.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *